Perfilando puestos

Nuestra empleabilidad la definen las habilidades y capacidades que tenemos para adaptarnos a la empresa. Teniendo en cuenta que, según Adecco, tres de cada cinco entrevistas de trabajo no son superadas por la falta de preparación de los candidatos, se hace evidente la falta de correlación entre las habilidades demandadas por la empresa para cada puesto y las cualidades que destacan los candidatos en sus entrevistas de trabajo.

Para aclararlo la ETT ha hecho un estudio que concreta qué cualidades se esperan de cada uno en su puesto. Por orden de menos a más, que es como se hacen estas cosas de las pirámides, la cosa va así:

Si eres del grupo de curritos, mondos y lirondos: lo más importante son  los conocimientos especializados, aquellos propios del trabajo que se va a desempeñar (76%), a mucha distancia de las habilidades tecnológicas (56%) o el dominio de idiomas (37%). También se esperará de ti una alta tolerancia a la tensión (64%), faceta que compartes con tus mandos, y que trabajes en equipo. Tus habilidades motivacionales no son algo que pese mucho a la hora de seleccionarte. Lo único que tienes que tener claro es que has de estar orientado al cliente.

-Si tu perfil es más técnico, tus conocimientos tecnológicos será lo que más pese, obvio, pero las exigencias idiomáticas empezarán a ser relevantes. En tu caso se esperará que tengas una gran capacidad de análisis (68%) y no tanto tolerancia a la tensión. El saber trabajar en equipo también será gratamente valorado (76%).

-Finalmente si eres de los que mandas la cosa cambia. No necesitas que lo tecnológico sea tu fuerte, solo se valora en un 45%. Tus habilidades tendrán que basarse en el conocimiento de idiomas, tolerar bien el estrés y tu capacidad de liderazgo (80%). En tu caso prima más tu capacidad de comunicación que la de trabajo en equipo y sobre todo tienes que tener cristalino que estás orientado a objetivos (73%) no a clientes.

Como el conocimiento es poder, sabiendo qué se espera de cada puesto es más fácil saber qué facetas debes potenciar si quieres cambiar de estatus. Aunque como la vida no es tan matemática, no desesperes si a pesar  de tener las habilidades no estás en el lugar más productivo para ti. Eso sí, ¡INSISTE!

 

Sin comentarios | Leído 113 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *